17 enero, 2008

Una Frida visionaria


Fui al teatro y... Frida Kahlo aparece en escena dormida, hermosa, sarcástica, ebria, excesiva, dolorida y enojada con un corsé de escayola que le oprime el pecho y la limita los movimientos. Ella en la cama se agita en sueños y en actitud visionaria, horas antes de morir, se le presenta la Frida joven, inocente y llena de energía.


La Sala Cuarta Pared representa hasta el 27 de enero las últimas horas de la pintora mexicana que diría “El primer muerto es tan importante como el primer amor”, se recuerda siempre.

2 comentarios:

Tieregarten dijo...

Pasè por la "casa azul" hace una semana. Me quedè dura al ver la cama que ella usaba durante el dìa (que da al jardín) con un espejo en el techo. Y la que usaba por la noche, en su cuarto, con una colecciòn de mariposas, nuevamente, en el techo...
Está el corsé de yeso ( escayola) que usaba y la pierna ortopèdica de sus ùltimos tiempos.
Juro que me conmocionò ver esos objetos de uso personal. tantoo màs que el conocer sus pinturas.
Un abrazo, Geisha querida.

Geisha dijo...

Agradezco este comentario tuyo tan in situ.

Y sí, impresionan todos los objetos de los que se rodeaba nuestra querida Frida. En lo alto de la cama tenía un esqueleto con el que hablaba.
Besos