04 agosto, 2007

La señora mariposa


Fui al Teatro Real a ver “Madama Butterfly” con la dirección de escena de Mario Gas y la dirección musical del tenor Plácido Domingo. Previamente, el domingo anterior, había ido con un amigo malagueño a ver la representación que hacían libre y que se podía ver desde la Plaza de Oriente. Era tal el número de gente congregada para la ocasión que decidimos mejor meternos en algún bar de la zona a tomar alguna cerveza y dejarlo para otra ocasión. Era tal el calor...

La ópera de Puccini la había oído en casa pero no la había visto y allí que nos fuimos para el teatro. Disfruté cuando en las proximidades del teatro había geishas que repartían el programa. Me quedé prendada del kimono de la protagonista, Cio- Cio-San, de familia venida a menos que ejercía de geisha para ganarse la vida. Me emocionó su tragedia, cuántas Butterflys afligidas habrá por el mundo debido a tantos Pinkertones desalmados.

Fue un descubrimiento la soprano chilena, Cristina Gallardo-Domás, empezó en el Primer Acto muy fría e indiferente, no es para menos, por lo visto ha hecho más de 200 representaciones de la Butterfly (y eso no la excusa); luego en el III Acto ya se la veía más en el papel de geisha dramática y emocionó... pero no tanto como lo hace María Callas desde la primera nota del Acto primero hasta que se clava la daga en el cuello (qué valor). Mi corazoncito se lo quedó mi dulce Suzuki.

La representación vibrante y cautivadora. Butterfly siempre lo merece. Libreto

2 comentarios:

Marla O dijo...

Mmm... Butterfly, yo tampoco la he visto en vivo.
Y sí la Gallardo-Domas tiene ese aire medio indiferente, por acá casi ni pasa en cualquier caso.

Tieregarten dijo...

Me gusta la observación: las pobres mezzos siempre quedan opocadas por las super sopranos. Suzuki, Amneris, Mussetta, Liu (aunque sean sopranos)... son personajes muy interesantes y, a veces, tiernos que quedan en el olvido.
Adelante con los roles secundarios !!!!!!