22 noviembre, 2009

La mesilla de noche de Bergman

Se han subastado los objetos personales del cineasta sueco Ingmar Bergman y me llama la atención su mesilla de noche llena de anotaciones. Seguro que son inspiraciones que le venían al acostarse o al levantarse y no teniendo nada más a mano las ponía en lo más cercano que tenía.

Recuerdo que tuve un tiempo, que escribía un poemario, que me iba a la cama con papel y lápiz porque mis mejores inspiraciones venían antes de irme a dormir. Ya con el tiempo, mis mejores inspiraciones ocurren en la ducha.

4 comentarios:

ny dijo...

genial. yo tengo miles de papeles en blanco tirados por todas partes en mi cuarto, así que cuando se me ocurre una buena idea lo escribo en la primera hoja que tome... lo malo es que luego es todo un lío para encontrar el papel otra vez jaja.

WOLVERINE dijo...

Asì que tus mejores "inspiraciones ocurren en la ducha", pues me encantarìa estar presente cuando te inspiras :-)

Mis mayores ispiraciones se me ocurren cuando estoy durmiendo, lo malo es que al dìa siguiente no las recuerdo :-(...

Salu2 de WOLVERINE.

marielet dijo...

Ya llevo 3 cuadernos en lo que va del año, si optara por el método de Ingmar necesitaría otra mesita, por lo tanto deberìa agregar otra cama en mi dormitorio (me gustan las simetrías) ¿y entonces como hago para convencerla que necesito otra mujer en esa cama para poder dejar fluir mis inspiraciones?
Muy complicado, definitivamente seguiré con mis cuadernos.

Geisha dijo...

jaja, Ny, a mí me suele pasar todavía eso. Mi vida es un pos-it, ya menos, suelo disciplinarme y escribir en un cuaderno.

Querido, Wolverine, le aseguro que mi ducha pasó a ser espacio de mis mejores inspiraciones ya desde hace tiempo. ¿Y querría estar presente?, es usted un tanto osado, teniendo en cuenta que yo no me ducho vestida ;-)

mmm querida Marielet, ¿me está haciendo una propuesta?. Si es por poner otra mesita para que usted pueda dar rienda suelta a sus ideas, y necesita poner una cama (por aquello de la simetria), me ha convencido.

Besos