06 diciembre, 2006

El vestido de Audrey

Quiero el maravilloso vestido negro de Givenchy que Audrey Hepburn lució en Breakfast at Tiffany's pero mi sueldo no me llega. Se ha subastado en Christie’s por nada menos que 700.500 euros.

No quiero ser la desdichada Holly Golightly pero sí salir de un taxi en la Quinta Avenida de Nueva York, mirar por la ventana de la joyería Tiffany’s y comerme el desayuno que saco de una bolsa de papel marrón. Yo toda fashion con mi vestido negro, espalda al aire, mis gafas de sol, mis guantes negros y mis perlas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sin lugar a dudas audrey era audrey y yo preferiria ser esa dona o ese cafe

Talaverano dijo...

Con la edad se crece, se engorda…. y un vestido no ha de durar más de una temporada, así que mucho mejor evitar desayunos con diamantes…, y si leer y leer.

Geisha dijo...

Anónimo, cuando decís que prefiririaís ser el café ¿no os estaréis refiriendo a MI café, verdad?

Talaverano, leer siempre enseña pero si hay alguien que me invite a desayunar con diamantes dejo inmediatamente de leer y vuelo.

Anónimo dijo...

alguien sabe de que marca son las gafas que lleva en la pelicula? me encantan me gustaria comprarmelas!