04 diciembre, 2006

Nosotras guapas, vividas, estupendas, dispuestas a morir

A medida que envejecemos, las mujeres ganamos peso. Esto ocurre porque acumulamos mucha información en nuestra cabeza. Pero claro, llega un punto en que tanta información no cabe en nuestra cabecita. Así que esa información acumulada empieza a distribuirse por todo el cuerpo. Y ahora lo entiendo todo... No me sobran kilos, no estoy gorda ¡Soy culta! ¡Muy culta! Y mi intención no es llegar a la tumba con buena salud y un cuerpo atractivo y bien cuidado, sino más bien deslizarme en ella, con chocolate en la mano, vino en la otra, el cuerpo hecho polvo, totalmente desgastado y gritando... ¡Joder, que bien me lo he pasado!

5 comentarios:

Yo! dijo...

pues me encantó esta teoria! soy superculta yo entonces!

Yo! dijo...

me esta restringiendo Geisha? esta bien, esta bien,

ELFO dijo...

pos yo engordo de todo lo culto k soy

Geisha dijo...

Lola, lolita... por ser tan superculta que sepas que siempre serás bienvenida, y aunque no supieras tanto también.

Gracias Elfo por participar. Nos jugaremos un mus, guardame el sitio y pídeme un Fray Angélico

TOTA dijo...

Si, adoro esta teoría!! Soy culta y sigo adquiriendo cultura =)