21 abril, 2008

Diario de Taipei

Tengo un amigo que tiene un trabajo que envidio... viaja y viaja de una latitud a otra del planeta con la única condición que la ciudad tenga hospital que es más o menos el tema con el que está relacionado su trabajo.

Me manda días sucesivos y sus vicisitudes:

Primer día en Taipei:

Hola guapetona,

Dos maravillas, una buena; y la otra, no tan buena:

A) La no tan buena es que en este país, a diferencia de China y países del entorno como Vietnam, las imitaciones, copias y/o falsificaciones están prohibidas!!!! Los culpables son yankis y japoneses, sobre todo los USA que protege a Taiwán de una invasión China y por tanto su independencia a cambio de evitar el mercado de copias y falsificaciones. Aquí se produce de todo pero no se copia nada. Se venden grandes marcas a un precio un poco más barato del normal.

B) La buena es que ya he estado en el edificio más alto del mundo: el “Taipei 101” que cuenta además con los ascensores más rápidos del mundo. Suben a una velocidad de 1.010 pisos por minuto. Imaginaos como se ponen los oídos porque en unos segundos has subido 80 pisos. El edificio es una caña de bambú de 504 metros y está lleno de todas las tiendas de lujo que os podáis imaginar.

Por la tarde y noche, nada especial, pasear por la ciudad, mirar las tiendas y sentarnos en los parques. Probar de casi todo y visitar los mercados nocturnos, donde la mayoría de la gente, por cierto, muy abierta y amable, pasa el resto de la jornada.

El precio de las cosas es bastante barato. Comer está tirado siempre y cuando seas capaz de superar algún que otro prejuicio de lo que te estas comiendo: pinchitos de lenguas de pato a la brasa, uñas de pollo ... ese tipo de cosas que a ellos les gustan tanto... Os recuerdo como me recordó a mi un taiwanés que nosotros del cerdo nos lo comemos todo, así que "come on man try it"... No pude, me pedí unos noodles vegetarianos.

El transporte público es la releche, el metro es una pasada y los autobuses de lujo, todo muy barato, cada viaje al cambio son unos 50 céntimos de euro. Los taxi tirados de precio.

El punto del día: Noemí y yo en la oficina de turismo del ministerio de turismo, transporte y comunicaciones y salen todos los directivos y funcionarios a atendernos y a hacerse fotos con nosotros... qué pasada....les faltó darnos un masaje.

Besazos

Segundo día en Taipei. Venga comida exótica

Día de calor, humedad, sol, y paseos por la urbe, la cual os recuerdo que está llena de taiwaneses en scooter por las calles... todo un peligro para el turista alucinado como yo.

Hoy hemos tenido la compañía de una taiwanesa de 60 años, Grace, con la que hemos conocido sitios increíbles.

Lo más destacado ha sido un templo budista donde todo el mundo estaba poniendo palos de incienso a todos los dioses que había, con el consiguiente deseo, (he pedido por todos que conste en acta...) además del colocón a incienso con el que hemos acabado la experiencia ha estado bien: un viaje al interior de uno mismo durante hora y media como manda la tradición.

Después paseos por los mercados taiwaneses nocturnos, en los que no hay ninguna copia de nada pero sí cosas alucinantes para comer, empiezo a contar:

- Serpiente: la eliges vivita y coleando la dan unos cortes, la sacan la sangre, te la ofrecen para que te la bebas, la pelan y te la preparan en salsa, en sopa, rebozada,.....vamos de mil maneras. No he podido probarla... Ya lo intentaré otro día.

-Lagarto, tortuga, tiburón...podéis imaginar lo que queráis.

- Al final nos llevaron o a un restaurante a cenar increíble, la comida una pasada, ternera, verduras de por aquí, sopas, arroz con piña, noodles, empanadillas al vapor rellenas de cualquier cosa....

Eso es todo por hoy, mañana más y además con fotos que ya he conseguido cámara. Por cierto, mañana me quedo solo por la ciudad durante el día porque empieza la feria de seguridad en la que tiene que estar Noemí, no se yo que pasará, un occidental por Taipei solo. Que buda nos coja confesados.

Tercer día en Taipei. Y con aviso de Tifón

El pesado sigue su marcha por esta urbe llena de curiosidades. Yo ando solito, mi compi ha empezado a currar en su "feria de seguridad" así que ya me toca estar solo durante el día por la ciudad.

Me he sacado un bono metro para todo el día y me he recorrido todas las estaciones del metro una por una para asegurarme de que es verdad lo de la limpieza y el orden: Absolutamente verdad!!!! Todo muy limpio y deslumbrante, tanto el suelo de los vagones como de las estaciones.

Otra razón por la que he pasado gran parte del día en el metro es porque hace un calor insoportable y la mayoría de las estaciones tienen una subciudad paralela donde se vende, come, trabaja y se hace de todo. Son como pequeñas metrópolis, me recuerda mucho a Tokio.

Después de "jartarme" de metro me fui a ver el mausoleo del primer presidente del país Chang Kai Shek. Es curioso el sitio porque además esta rodeado de un par de edificios imperiales bastantes chulos del estilo que he visto en China y Japón. Tenían una exposición de escritura taiwanesa, que para nosotros los occidentales es bastante curiosa.

Con tanta exposición se me fue el santo al cielo, en este caso el buda al cielo, y cerraron casi todos los restaurantes de la zona así que tuve que comer en un 7eleven que fue toda una aventura. Alucinaron cuando me vieron entrar, cuatro jovencitas taiwanesas ofreciéndome de todo y yo intentando explicarles que lo único que quería era leche de soja, algo de fruta para comer y ya está.

Al final me acabaron preparando uno de los mejores perritos calientes, “Hot dog”, que hasta ahora me he comido con una salsa verde y gelatinosa, que junto con la leche de soja al te verde, el melón troceado, una botella de agua y todas ellas, más el encargado mirándome, me supo a gloria.

Vaya comida y vaya compañía, me invitaron a quedarme en la tienda a comer y se pasaron todo el rato mirándome, riéndose, haciéndose fotos con el móvil... Cómo son los orientales, debían de llevar bastante tiempo sin ver a un occidental con unas pintas de guiri que te cagas. Por cierto todo eso por 80 dólares taiwaneses que al cambio no llegan a 2 euros (1 euro son 47,2 dolares taiwanese)

Después de esto y de tanto metro, a la calle, a pasear y a ver como viven los de Taipei. Andando andando me encontré con un templo en el que había procesión. Habían sacado al santo y era todo un espectáculo de color y sonidos...echad un vistazo a las fotos.


Después de la procesión, a buscar a Noemí y a cenar con la taiwanesa, Grace, muy preocupada por la dieta saludable. Nos llevaron a un restaurante donde cada comensal tiene en su sitio un hornillo con una cacerola con agua donde pones todos los ingrediente que te de la gana del buffet. La cena fue impresionante, muchas verduras y tempuras nuevas para nosotros. Esta vez si que probamos casi de todo, yo la casquería de reptil y ave todavía no puedo con ella. Lo dejo para otro día.

Después de tan saludable y copiosa cena a pasear por otro de los mercados nocturnos llenos de colorido, tiendas y restaurantes de lo mas curioso.

Por cierto se empieza ya a notar la llegada del tifón, ha empezado a llover aunque todavía no hace mucho viento, veremos mañana.

Bueno, ya te contaré si no se cortan las comunicaciones.

Cuarto día... el Tifón pasa de largo

Pues si, de momento parece que el tifón pasó de largo y va camino de Japón. Qué pena! Que yo nunca he visto un Tifón!!

Os cuento mi corta experiencia: Empezó a llover alrededor de las 12 de la noche, con rachas de viento fuerte, no huracanado y bastante tormenta de truenos y relámpagos. Aún así, Noemí y yo nos fuimos a la calle para ver el ambiente. Un poco locos que estamos!

Con respecto a mi día de hoy, poca cosa que contar.

El día entero gris y con viento pero nada de lluvia. Como los planes que tenia eran salir al campo y hacer un poco de turismo natural; ante las advertencias del personal, me quedé en la ciudad y dediqué el día a visitar todos los templos y museos que pudiera, que al final fueron todos... pues ni gota de lluvia. Eso si, mucho viento y una temperatura de 28 grados, mucho calor.

Ninguna anécdota en especial, todo igual: la gente encantadora, la comida como siempre, os diré que sigo sin animarme a probar la casquería fina de reptil y/o cualquier otro animal, así que yo me dedico a mis noodles, sopas y empanadillas taiwanesas.

Bueno una anécdota curiosa: Fui a visitar el Museo Of Contemporany Art de Taipei y ponía en la puerta que estaba temporalmente cerrado hasta que volviese el guarda de seguridad. Llegó el guarda de seguridad y me abrió la puerta del museo para que pasara. Todo el museo para mí solito: una exposición de dibujos infantiles hechos por mayores y estaban montando otra del diseñador francés Lacroix. A mi salida el segurata cerro el museo.

Por la noche quedamos a cenar con las taiwanesas del primer día, y nos llevaron a un restaurante cantones y después a uno de sus múltiples mercadillos nocturnos a pasar el rato y comprar.

Ya veis un día muy normalito, y sin tifón, eso sí, fotos y más fotos que ya mandaré.

Quinto día en Taipei

Aunque el tifón ha pasado de largo, nos ha dejado nubes, claros y mucho viento, aunque eso si con 28 grados de temperatura y una humedad del demonio.

Hoy día de risas, no hay nada mejor que echarse a la calle a pasear por las callejuelas y empezar a preguntar como llegar a los sitios. Te pueden entender cualquier cosa menos a dónde quieres ir.

Para hoy, El Grand Hotel, único hotel en el mundo de estilo oriental, de lujo. Me costó llegar andando, y eso que se ve desde cualquier sitio de la ciudad y hay que atravesar un par de autopistas pero mereció la pena. Toda una pasada y lo mejor que por 9 euros te pegas un comidón del buffet de lujo... y claro ahí empezaron las risas.

1.-Todo lleno de orientales menos yo.

2.-Algo exótico, para ellos claro, cubiertos!! yo le dije a la camarera que quería algo exótico también, así que... por favor que me pusiera en mi mesa palillos, que los cubiertos los conozco desde que nací.

3.-Los orientales, casi todos Japos, o eso me parecía a mi, se "pegaban" por los cuartos de sandwiches que había en el buffet, se llenaban el plato y luego se los comían con el tenedor, todo un número, con lo sencillo que es coger con la mano un cuarto de sandwich de jamón y queso.

No me quiero imaginar que estarían pensando cuando me vieron comer toda una ensalada occidental con palillos!! (ignorante que soy yo también!!)

4.-Los postres: ni idea de como se corta un tarta, menudo destrozos hacían, y eso que estaban ya partidas en porciones.

Merece la pena la visita, además mientras que estas comiendo hay música oriental en directo.

Después del Grand Hotel, me fui a unos parques y templos de por la zona que son una pasada, por cierto, me acompañaron dos colegas hiper-mega-modernos que no hablaban ni papa de inglés, pero que les pregunté y me debieron decir que ellos iban hacia allí o algo parecido.

Fui a buscar a Noe a la feria, que terminó hoy, y nos fuimos de compras, cena y copas. La cena fue en un taiwanés americano, Forkers, comida tex-mex a la taiwanesa, la comida muy buena: quesadillas, ensaladas, hamburguesas... al estilo taiwanés, nada de la comida basura yanki y además con música de jazz en directo de fondo, genial... bueno, perdón no tan genial, los mosquitos me han acribillado, estoy lleno de picotazos.

Las copas: por la zona donde está el hotel, esté gran parte de la zona de marcha de Taipei, así que no es difícil encontrar un garito para tomarte unas copas.

1.-Los sitios casi todos bastante bien decorados y de todos los estilos: ultramodernos, retros, góticos, americanos, diseño...

2.-El servicio, “Para lo que mandes”, encantados con ver entrar en su local a dos "guiris"

3.-Las copas tiradas de precio entre 3 y 4 euros como mucho. A beber señoras y señores que casi es gratis!!

4.-La gente: hiper-mega-fashion, sentaditos en una mesa, jugando a las cartas o cualquier otro juego, fumando y con jarras de casi un litro de cerveza con hielo y pajita!!, o con una tetera y su taza correspondiente.

5.-Para bailar las discos, con sesiones interminables de música house de todo el planeta, según nos cuentan los de por aquí..

Después de las copas, paseíto por la zona para ver como se divierten y ya en la habitación que mañana madrugamos para irnos por la isla.

Sexto día. Ciclón en Hong-Kong

Por cierto no se si podré salir de la isla, porque según las ultimas noticias, el aeropuerto de Hong Kong, que es al que voy yo para luego ir a París, está cerrado por un ciclón, así que no se si nos van a desviar a otros aeropuertos de la zona como Bangkok, Manila, Hanoi... ya veremos.
De momento ni idea de cuándo saldremos, ni dónde nos llevarán, eso significa que no sé cuando llegaré a Madrid!!

Besazos.

1 comentario:

AprendeChinoHoy dijo...

Pues la verdad que sí que se la ha pasado bien tu amigo en Taiwán, no le ha faltado hacer de nada. :) Te dejo a ti y a tus lectores un enlace sobre los mercados nocturnos de Taiwán http://www.aprendechinohoy.com/blog/?p=902 y si queréis saber más sobre ese país, podéis leer los artículos de Yulin que escribe artículos desde allí. Un saludo, Javier.