27 julio, 2008

Carpaccio y la condesa que es para matarla

-
De todos es sabido que el carpaccio es carne o pescado crudo, e incluso vegetales, cortados en finísimas láminas y aliñado. La que lo bautizó con ese nombre fue una condesa que en los años treinta del siglo pasado sentada en Venecia en el Harry’s Bar y recomendado por su médico que comiera carne cruda... el cocinero le trajo un plato de finísimas lonchas crudas de solomillo de buey aderezadas con zumo de limón, mostaza y salsa Worcestershire.

La condesa al ver los colores de la presentación le recordó la obra del pintor veneciano del renacimiento Vittore Carpaccio, que justo en aquel mes exponía en Venecia... y así el pobre pintor fue relacionado con las viandas para la posteridad.

5 comentarios:

Sensai dijo...

Pobre, con ese nombre, ¿quién va a tomarlo en serio?

Besos!

Jack Celliers dijo...

Mucho peor le pasó a Vivaldi, nunca pensó que una de sus obras más célebres se transformaría en pizza.

Sensai dijo...

Juas!

von Eisberg dijo...

Ja ja ja!!! Bien dicho, Jack!

Geisha dijo...

Pobre de los artistas, pensadores, inventores y demás creativos que quieren pasar a la posteridad por sus obras y luego llega un gracioso/a y lo fastidia.

Besos y abrazos